Resequedad Vaginal En Todas Las Etapas De La Vida

Atrofia Vaginal : La atrofia vaginal es causada por la disminución en sangre de los niveles de estrógenos, que son las hormonas sexuales femeninas, y son producidos fundamentalmente por los ovarios y, en menor medida, por las glándulas suprarrenales. Las funciones de los estrógenos son, entre otras muchas, favorecer el engrosamiento de la pared vaginal, mantener el glucógeno en las células epiteliales de la vagina y facilitar la lubricación vaginal.  Por lo tanto, todas aquellas situaciones en las que se produce una disminución de los niveles de estrógenos, como la menopausia, son causas potenciales de atrofia vaginal. La vagina es un órgano corporal con una gran cantidad de receptores para los estrógenos, por lo que, cuando éstos disminuyen, se altera su funcionamiento normal: se produce un adelgazamiento de las paredes de la vagina, aumenta del pH vaginal —se relaciona a la alteración de la flora normal de la vagina— y también disminuye la secreción y lubricación vaginal. Estas alteraciones son las que provocan la sintomatología característica de la vaginitis atrófica: resequedad, ardor y dolor.  Son causas o factores de riesgo de padecer atrofia vaginal: la menopausia, algunos fármacos, la radioterapia sobre la región pélvica o quimioterapia, la extirpación ovárica, la lactancia, el estrés y el consumo de tabaco.

Síntomas de la atrofia vaginal:

En las mujeres con menopausia, el déficit de estrógenos produce una sintomatología muy variada que va desde una sensación de sofocamiento hasta un aumento de sufrir enfermedades cardiovasculares. Las manifestaciones de la atrofia vaginal pueden pasar inadvertidas y pueden persistir durante años, si no se aplica el tratamiento adecuado.

Cuando la atrofia vaginal es sintomática, las manifestaciones más frecuentes son:

  • Menor lubricación vaginal, lo que produce sequedad vaginal, el síntoma más frecuente.
  • Dolor o malestar vaginal. El mantener relaciones sexuales dolorosas suele asociarse, erróneamente, con la pérdida del interés por esta actividad.
  • Dolor en la relación sexual, afecta hasta el 50% de las mujeres mayores de 50 años
  • Escozor o ardor al orinar (disuria).
  • Incontinencia urinaria, especialmente en las mujeres de más edad.
  • Prolapso vaginal. Las paredes vaginales se desplazan hacia abajo, de manera que la vagina pierde su localización habitual.
  • La pérdida de los pliegues mucosos de ésta, como consecuencia de la disminución de los niveles de estrógenos.
  • Ardor de la vagina.
  • Pequeños sangrados vaginales, especialmente después del coito. También se pueden producir con más facilidad úlceras o lesiones en la pared vaginal.

Por último, recuerda que la vagina se mantiene naturalmente sana gracias a que produce sustancias protectoras para mantenerse a salvo de bacterias; el flujo vaginal es absolutamente limpio, inodoro y debe ser claro o blanco.

2 comentarios
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Escribe un comentario