¡Infecciones vaginales!

Las infecciones vaginales se presentan con frecuencia y no siempre se adquieren por contacto sexual, ya que hasta las mujeres vírgenes pueden padecerlas por falta de higiene íntima, por la ingestión de algunos medicamentos o por cambios hormonales.

Por lo general, son ocasionadas por bacterias y hongos, microorganismos que se multiplican cuando encuentran las condiciones físicas y ambientales adecuadas, las cuales son generadas por malos hábitos de higiene íntima, tratamientos con antibióticos, uso de ropa interior de tela sintética, vestir trajes de baño húmedos durante mucho tiempo y tener relaciones sexuales sin protección o con múltiples parejas.

El diagnóstico y tratamiento deben estar a cargo de un ginecólogo, ya que sólo él podrá definir la causa de la infección y su correcto tratamiento.

SÍNTOMAS

Entre los síntomas más frecuentes se encuentran comezón, ardor, flujo blanco, mal olor vaginal y dolor durante las relaciones sexuales. Entre las principales causas de infección vaginal se encuentran:

  • Bacterias. Ocasionan vaginosis, infección cérvico-vaginal asociada al desequilibrio en las bacterias que existen en la vagina.
  • Hongos. La especie Candida albicans es responsable de la mayoría de los casos de candidiasis vulvovaginal, común en la etapa reproductiva.
  • Las mujeres que padecen diabetes suelen presentar casos recurrentes de candidiasis; durante el embarazo también es frecuente la candidiasis vaginal debido a los cambios hormonales.
  • También existen casos de cervicovaginitis en adolescentes, ocasionados por mala higiene e inmadurez anatómica (mucosa vaginal delgada, poca secreción vaginal y pH alcalino), condiciones que favorecen la colonización de bacterias.
  • Trichomona vaginalis. Organismo unicelular causante de la llamada tricomoniasis, catalogada como una de las infecciones de transmisión sexual más comunes.

SOLUCIONES :Para prevenir infecciones genitourinarias es fundamental tener una higiene adecuada y evitar las duchas vaginales, además:

  • No usar jabones de tocador, tampones y papel higiénico aromatizados, talcos o desodorantes vaginales.
  • Evitar el uso de ropa ajustada y ropa interior hecha con materiales sintéticos.
  • Usar preservativo en las relaciones sexuales.
  • Lavar la ropa interior con jabón neutro y no exponerla a suavizantes de telas.

Acudir regularmente al ginecólogo para detectar cualquier anormalidad y que te proporcione el tratamiento adecuado.

2 comentarios
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Escribe un comentario